0800-DEFENDER (33-336-337)

Absuelven a un hombre acusado de cuidar coches durante la Creamfields

05 de Julio de 2017

Absuelven a un hombre acusado de cuidar coches durante la Creamfields

Un albañil de 37 años, patrocinado por la Defensoría Oficial, fue absuelto en una causa en la que se lo imputaba por la presunta infracción al artículo 79 del Código Contravencional, el cual sanciona a “quien exige retribución por el estacionamiento o cuidado de vehículos en la vía pública sin autorización legal”.


Al hombre se lo acusaba de pedir dinero a los conductores para permitirles estacionar durante el festival “Creamfields”, en 2015. Acreditaba esta conducta, según el Fiscal, el acta redactada por el policía y su declaración respecto a que ese día varias personas le habían dicho que les habían requerido dinero por dejar el auto, por la cual se había acercado a los individuos señalados (a quienes había visto ya merodear e interactuar con los conductores), los había interrogado y les había labrado un acta. Además, en caso de que no se encuadrara la conducta del imputado en el artículo 79 del Código, el Fiscal lo había acusado por infringir el artículo 83, que sanciona el uso indebido del espacio público para actividades lucrativas no autorizadas.

En su resolución, el titular del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Nº 17 no sólo absolvió a la persona sino que ordenó, además, que se le devuelva el dinero secuestrado. Para así decidir, retomó los argumentos del titular de la Defensoría Oficial Nº 22, Christian Brandoni Nonell, quien al solicitar la absolución había alegado que en la causa “no se había acreditado siquiera mínimamente la autoría ni la materialidad del hecho imputado”.

Según el Defensor, en efecto, el policía no había generado la prueba necesaria para avanzar en la investigación (pues no requirió el testimonio de la presunta víctima, ésta no fue identificada ni declaró y no se identificó su rodado). También había manifestado que el hecho de que el imputado estaba en el lugar se debería a que vive en las inmediaciones y que lo que distingue al pedido de limosna (el cual no está prohibido) con cuidar coches sin autorización, es la exigencia de dinero, la que en el caso no se demostró (al hombre, incluso, sólo se le habían secuestrado cien pesos en un solo billete). Finalmente, el Defensor había planteado que la acusación alternativa del Fiscal no podía realizarse, pues sólo sirve “para acomodar la acusación en un caso como éste donde no pueden ubicar la exigencia de dinero”.

En consonancia con estos argumentos, el Juez entendió que la declaración del policía “no alcanza para probar el hecho atribuido a la persona ni su responsabilidad”, pues “no se ha identificado a ninguno de los damnificados ni a los rodados para cuyo estacionamiento se exigía (presuntamente) dinero”, como tampoco es posible probar con certeza que el hombre estaba “exigiendo” dinero (el policía ni siquiera escuchó el diálogo que pudo tener el imputado con las supuestas víctimas). “Al no haber existido testigos del hecho no es viable determinar si el encartado estaba cometiendo una conducta ilícita o simplemente, y tal como lo sostuvo el Dr. Brandoni Nonell, estaba pidiendo limosna. Situación que, a su vez, no se encuentra tipificada ni reprimida por el ordenamiento legal”, sostuvo el magistrado.

Finalmente, respecto a la acusación alternativa del Fiscal, el juez consideró que en función de la escasez probatoria tampoco corresponde condenar al imputado en los términos del artículo 83 del Código, “puesto que, como ya fue explicado, no se logró acreditar que el nombrado haya exigido ni aún solicitado dinero a los conductores ocasionales o a persona alguna”.

Causa Nº 21617/2015 (6302/C)