0800-DEFENDER (33-336-337)

Decretan la nulidad de una serie de actos investigados por la Fiscalía

05 de Octubre de 2016

Decretan la nulidad de una serie de actos investigados por la Fiscalía

En un caso en el que se investigaban presuntas amenazas efectuadas mediante correo electrónico y mensajes de texto, la titular del Juzgado Penal Contravencional y de Faltas Nº 31, Susana Parada, resolvió declarar la nulidad de una serie de actos de investigación realizados por el Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal. La jueza hizo lugar al planteo efectuado por la Defensoría PCyF Nº 16, a cargo de Gabriela Marquiegui Mc Loughlin, luego representada por el secretario Octavio Paganelli.


En la audiencia de nulidad, la defensa demostró que personal del CIJ realizó diversos actos de investigación y requirió datos sensibles del imputado. Sobre este punto, la jueza manifestó que la solicitud de información efectuada por la Fiscalía implicaba una “afectación a la intimidad del imputado” y, por lo tanto, requería “la autorización judicial previa”. Asimismo, los representantes del Ministerio Público de la Defensa argumentaron que, a fin de determinar la autoría de las presuntas amenazas, el personal del CIJ consignó datos de otro proceso penal seguido por presunta distribución de pornografía infantil, con el objetivo de obtener una rápida y favorable respuesta de la empresa Microsoft (conforme a su política de privacidad).

Pero lo hizo, según explicó la Defensa Pública, con el “altísimo costo” de colocar a una persona investigada por un delito de amenazas simples, bajo sospecha de resultar autora de actividades en internet vinculadas a la distribución de pornografía infantil (art 128 CP).

En la audiencia, la defensa oficial argumentó (en opinión que parece haber compartido la jueza del caso) que la actividad abusiva del CIJ provocó que la casilla de correo electrónico investigada quedara registrada en el sistema "Cybertipline" (un software utilizado por diversos organismos nacionales e internacionales de investigación, vgr. NCMEC y Fiscalía General de la CABA, entre otros), como si se tratara de un usuario o cuenta de correo sospechada de actividades relacionadas con la pedofilia en la red.

Por esta razón, a fin de evitar y/o morigerar el grave daño que podría haberse causado a la imagen y honor por la extralimitación de la actividad de investigación del CIJ, la jueza decidió librar un oficio a Microsoft, haciéndole saber el verdadero delito por el cual el usuario estaba siendo investigado y aclarándole que no se encontraba imputado por actividades relacionadas con la pedofilia en internet. También ordenó librar oficio al Director del CIJ, poniéndolo en conocimiento de lo resuelto en tal situación.

La jueza interviniente declaró, también, la nulidad de las desgrabaciones del contenido de los mensajes supuestamente amenazantes remitidos vía mensajes de texto. Los representantes de la Defensa Pública señalaron que “la relevancia de este fallo pone en evidencia nuevas modalidades de lesionar derechos y garantías básicas de las personas sometidas a proceso penal por delitos, supuestamente cometidos a través de medios informáticos”. “De esta manera, se reactualiza la discusión constitucional y ética de si es legítimo que los organismos estatales dedicados a la persecución de delitos puedan valerse de cualquier medio y/o procedimiento probatorio para investigar delitos, aún bajo el precio de dañar gravemente otros valores de igual o mayor jerarquía”, concluyeron.