0800-DEFENDER (33-336-337)

Ordenan a la ObSBA cubrir una cirugía de “feminización del esqueleto facial” de una persona trans

27 de Agosto de 2019

Ordenan a la ObSBA cubrir una cirugía de “feminización del esqueleto facial” de una persona trans

La justicia de la Ciudad hizo lugar a la acción de amparo iniciada por una afiliada trans, patrocinada por la Defensora Oficial del MPD Lorena Lampolio. La Obra Social de la Ciudad de Buenos Aires deberá garantizar la cobertura integral del tratamiento quirúrgico.
  • Ordenan a la ObSBA cubrir una cirugía de “feminización del esqueleto facial” de una persona trans


El Juzgado N° 11 del Fuero Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, a cargo de Paola Cabezas Cescato, ordenó que la Obra Social de la Ciudad de Buenos Aires (ObSBA), en el plazo de diez días, le brinde a una afiliada trans la cobertura integral de un tratamiento quirúrgico de “feminización del esqueleto facial completa”, incluyendo los exámenes pre-quirúrgicos y la atención post-quirúrgica correspondiente.

La persona, de 32 años, había iniciado el amparo, que contó con el patrocinio de la Defensora Oficial, Lorena Lampolio, alegando que desde muy temprana edad había asumido su identidad de género y que, a pesar de las dificultades que había atravesado, había logrado acceder a un tratamiento hormonal para comenzar a adecuar su cuerpo. En 2017, había solicitado a la ObSBA la cobertura de la cirugía, sustentando su petición en que la Ley de Identidad de Género –LIG- (Ley 26.743) y su decreto reglamentario establecen la obligación de que se cubra la prestación. Sin embargo, su pedido había sido rechazado por la obra social por entender que su pretensión era obtener “tratamientos estéticos cuyo objetivo indudablemente es alcanzar un estándar de belleza exigida por la actual sociedad” y que la cirugía no estaba expresamente prevista en el listado de intervenciones incluidas en la reglamentación de la ley.

Según destacó la magistrada Cabezas Cescato, diversos instrumentos internacionales de derechos humanos con rango constitucional consagran el derecho a la salud como un derecho relacionado con el derecho a la vida y el principio de la autonomía personal. La misma Constitución de la Ciudad garantiza el derecho de los ciudadanos a la salud integral y establece que “los derechos y garantías no pueden ser negados ni limitados por la omisión o insuficiencia de su reglamentación y ésta no puede cercenarlos”.

En este sentido, la jueza afirmó que la ObSBA “se encuentra obligada a garantizar a sus afiliados el ejercicio del derecho a la salud y el acceso a métodos y procedimientos asistenciales y preventivos que permitieran concretar dicha garantía en los hechos”. Pues se rige por lo dispuesto en la Ley 153 (Ley Básica de Salud), la cual reconoce el ejercicio del derecho integral de salud, incluyendo los tratamientos necesarios para su protección.

En particular, la magistrada recordó que la LIG dispone que los mayores de 18 años podrán acceder a “intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o tratamientos integrales hormonales para adecuar su cuerpo, incluida su genitalidad, a su identidad de género auto-percibida” y agrega que “Los efectores del sistema público de salud, ya sean estatales, privados o del subsistema de obras sociales, deberán garantizar en forma permanente los derechos que esta ley reconoce”.

Teniendo en cuenta esta normativa y, en particular, los Principios de Yogyakarta (relativos a la aplicación de la Legislación Internacional de los Derechos Humanos en relación con la orientación sexual y la identidad de género), la magistrada afirmó: “…no es posible sostener que los órganos de una institución dedicada a garantizar el pleno ejercicio de los derechos atinentes a la salud como es la ObSBA (…), emitan dictámenes como el citado y en el que, con carácter de opinión personal, se contraría los principios sobre los que se sustentan derechos humanos de tan alta jerarquía”.

Asimismo, destacó que el fundamento de que la persona sólo buscaría su embellecimiento no hace más que exponer “el desconocimiento de la problemática relativa a la identidad de género”. Según la jueza, estos juicios de valor “no dejan de ser percepciones distintas a la que la misma actora tiene de su ser, en relación con lo que siente desde muy temprana edad, y que es justamente a la que se refiere la ley con el término “género auto-percibido”.”

En cuanto al argumento de que la intervención solicitada por la persona no estaría expresamente prevista en el punto 1 del Anexo aprobado por el Decreto Reglamentario de la LIG, la jueza explicó que “en ese mismo punto se estipuló que la enumeración que allí se efectuaba era de carácter meramente enunciativo y no taxativo”. Asimismo, manifestó que esa disposición reglamentaria se debe interpretar a la luz del artículo 13 de la LIG, “donde se remarca que la ley debe interpretarse y aplicarse siempre en favor del acceso a los derechos que en ella se reconocen”. 

Finalmente, al entender que resulta “arbitraria y manifiestamente ilegal la negativa dada por la ObSBA” y que se encuentra involucrado el derecho a la salud integral de la persona, la magistrada admitió la demanda de la afiliada.

 


Descargue el fallo