0800-DEFENDER (33-336-337)

Ordenan realizar una mediación en el marco de una causa por amenazas contra una mujer

15 de Septiembre de 2016

Ordenan realizar una mediación en el marco de una causa por amenazas contra una mujer

Con la intervención de la Defensoría de Primera Instancia en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 18 a cargo de Juan Ignacio Cafiero, el Juzgado PCyF Nº 14 hizo lugar al pedido de la defensa y habilitó la realización de una mediación en un caso de amenaza, en un contexto de violencia contra la mujer.


La Jueza María Gabriela López Iñiguez se basó en el derecho a la tutela judicial efectiva y la consecuente necesidad de tener en cuenta la voluntad de la denunciante: “Fue la propia denunciante quien manifestó su deseo de solucionar el conflicto a través de una mediación, por lo que hubiera sido necesaria alguna actividad de la Fiscalía, para determinar que la señora se encontrara en situación de vulnerabilidad que imposibilite la medida propuesta por la defensa”, sostuvo.

Ante ello, el Fiscal manifestó su oposición a esta ‘salida alternativa’, encontrando la resistencia de la jueza competente, quien argumentó que “tal oposición debe no sólo estar fundada sino que se debe analizar cada caso ya que, la prohibición a la que hace referencia el art. 28 de la ley 26485, no puede ser aplicada automáticamente en todos aquellos casos denominados ‘violencia de género’, sino que se debe analizar cada causa en particular”.

En igual sentido, López Iñiguez manifestó que “la obligación del Estado no puede entenderse como la imposibilidad absoluta de aplicar alguna salida alternativa, pues ello generaría el peligro de empeorar la situación de la víctima”. “Tampoco se puede alegar la imposibilidad de instrumentar una vía como la propuesta por la defensa tomando como base una resolución de Fiscalía General ya que tales no resultan vinculantes para los jueces, a más de no ser ley”, agregó la magistrada.

Por otro lado, la jueza reveló que la aplicación de una probation podría constituir una solución más gravosa para la supuesta víctima porque ‘podría concederse aún en contra de su voluntad’, mientras destacó la viabilidad de la mediación como herramienta idónea para solucionar este tipo de conflictos penales. En igual sentido, hizo referencia al Trabajo de Investigación de campo: “Mediación en casos de familias atravesadas por situaciones de violencia”, elaborado por el Centro de Mediación y la Dirección de Estadísticas del Consejo de la Magistratura, según el cual se demuestra que el 92% de los casos de violencia en los que se arribó a un acuerdo entre los años 2010 y 2015, se sostuvieron en el tiempo.

Asimismo, López Iñiguez sostuvo que “no es razonable sostener de modo genérico y con un criterio abstracto enfocado a dar trámite estandarizado y sistemático a todos los casos, sin siquiera analizar si en el caso en concreto la víctima se encuentra efectivamente en el llamado ‘círculo de violencia’, pues esta es una característica que se da en algunos casos, y no en todos”.

“Extender ese concepto a cualquier caso reproduce aún más los estereotipos de género, paternalistas poniendo a la mujer en situación de inferioridad, pues su voz y su decisión pasan a un segundo plano para ser tratada como un incapaz ya que su voluntad no es oída, y se le niega la posibilidad de participar en una vía que promueve el diálogo y utiliza herramientas tendientes a lograr la comunicación. Esta ideología paternalista reproduce los estereotipos de género que discursivamente pretenden cambiar, ya que no toda mujer que ha sido víctima de algún tipo de violencia, necesariamente está inmersa en los ‘círculos de la violencia’ y no puede decidir libremente su voluntad conforme a su ámbito de autodeterminación”, concluyó.



Compartir: